NUESTRO ERASMUS EN KUOPIO 08

domingo, 22 de noviembre de 2009

Hoy me he levantado pensando en ser nómada....soy nómada...
La adrenalina de ser nómada solo se entiende cuando uno lo es. No es que vaya con cabras de aqui para alla en busca de hierva fresca para mi ganado, tampoco me falta agua, ropa y abrigo, e incluso tengo techo donde dormir.
Por el camino...todo no es de rosas, pero me sirve.

Sin embargo, he de decir que voy dejando pedacitos por todos los sitios, uno aqui, otro alla....y al final no se lo que tengo porque voy dejando partes de mi en todos los sitios.
Es complicado ser asi, porque cuando comienzas a echar raices sientes pronto la necesidad de volver a moverte a ninguna parte pero no evitas tener todo el tiempo la sensacion de solitud y de lejania de aquello que te importa......pero....qué es lo importante? Estás solo?

En fin, estoy contrariada, harta de no estar estable pero que el mismo problema sea yo misma que no me sienta bien quedarme en ningun sitio. Ir dejando huellas por todos lados y nostalgia de mis huellas.

Si, siempre tendre nosalgia de mis huellas que se pierden a medida que me alejo y temo que algun dia no estén donde las dejé, que desaparezcan y se borren con el tiempo....

1 comentario:

Sara dijo...

creo que alguna vez tuvimos una conversación con las mismas premisas y con idéntico resultado...
No pienso que las huellas se vayan borrando... las importantes perduran, están tan hundidas en el suelo que tu pie encajaría perfectamente en ellas. Las otras, hechas en la arena se borran con el viento. Pero no creo que nos merezca la pena pasar el tiempo jugando con arena que tarde o temprano se borrará, si se va a borrar, pues mejor seguir andando, no¿?
qué tal lo del piso¿? marcha la cosa¿?